Atención temprana

 

ATENCIÓN TEMPRANA EN EL BEBE

  • Importancia de la Atención Temprana:
    La Atención Temprana, es el tratamiento que reciben los niños con necesidades educativas especiales entre el nacimiento y los 6 años de vida. El objetivo es intentar prevenir, disminuir o eliminar los problemas existentes o deficiencias por medio de técnicas y ejercicios de rehabilitación.

Asimismo, mediante la Atención Temprana se consigue maximizar el potencial de desarrollo del niño además de colaborar con la familia mediante la orientación y asesoramiento profesional, para lograr la plena implicación de la misma en el entorno familiar.La Atención Temprana, tiene su fundamento biológico en la plasticidad neuronal que todas las personas tenemos durante los primeros años de vida, para potenciar al máximo lo que la condición genética permita. Pero al mismo tiempo, se concede una importancia esencial al ambiente familiar y el estilo educativo de la misma , como medio de estimulación directa.

  • Proceso de Intervención de la Atención Temprana.
    Evaluación Inicial del niño: se trata de conseguir una valoración de todas las áreas, así como del ambiente donde este niño se va a desenvolver. Esta valoración se realiza mediante unos test de desarrollo específico, que concluye con un nivel de evolución determinado. Este nivel de desarrollo base, determina el programa de trabajo que hay que planificar. Estas pruebas aportan información de las cinco áreas de desarrollo que son:
  • Desarrollo psicomotor: El área motora de un niño se evalúa a través de dos dimensiones: el área psicomotora gruesa y el área psicomotora fina. En cuanto a la motricidad gruesa, las adquisiciones de los niños con Síndrome de Down, son un poco más lentas. Este desarrollo está relacionado con el grado del tono muscular y la fuerza que tenga. A mayor fuerza mejor tono muscular y por lo tanto mayor rapidez en la adquisición de las habilidades motoras. Respecto a la motricidad fina presentan dificultades en las tareas de coordinación visoperceptiva.
  • Desarrollo Cognitivo: De manera generalizada todos los niños con Síndrome de Down presentan retraso madurativo, a través de dificultades en la adquisición de los aprendizajes y la lentitud de las estrategias cognitivas para adquirir conocimientos. El contacto ocular es uno de los primeros objetivos de los programas de atención temprana, puesto que se inicia más tarde y sus miradas son más cortas. Esto puede provocar alteraciones en la comunicación y en el conocimiento del medio ambiente que les rodea, así como problemas de atención y de memoria.
  • Desarrollo Lingüístico: El área del lenguaje, es generalmente el área más atrasada de las personas con Síndrome de Down, especialmente desde un punto de vista expresivo. Desde la primera infancia se observa que emiten menos vocalizaciones así como un lento desarrollo fonológico y de vocabulario. Generalmente el lenguaje comprensivo evoluciona mejor. Las primeras palabras con sentido referencial suele aparecer alrededor de los 20-24 meses y las primeras frases hacia los 3-4 años. Por otra parte puede existir una alta existencia de pérdida auditiva, que puede alterar la adquisición del lenguaje. Desde un punto de vista práctico, las personas con síndrome de Down se muestran poco espontáneos a la hora de iniciar la comunicación verbal.
  • Desarrollo Socio-Afectivo: Generalmente el desarrollo socio-afectivo del bebé con Síndrome de Down, suele ser similar al del resto de los niños, pero con una menor intensidad. Siguen pues el patrón normalizado de desarrollo de los aprendizajes básicos de socialización.

Puedes consultar aquí el  Libro Blanco de la Atención Temprana.

A %d blogueros les gusta esto: