No se conocen con seguridad y certeza los motivos por los que en un determinado momento de la concepción de un ser humano, se produce la no disyunción que causan el Síndrome de Down o Trisomía 21.

Lo que sí se puede afirmar es que esta alteración genética se da con la misma frecuencia en cualquier raza, y no existe ninguna relación entre el nivel cultural, social, económico, ambiental, etc. Solamente se ha podido demostrar una mayor probabilidad de aparición del SD en relación a la edad materna, en el momento de la concepción. Esto es más frecuente a partir de los 35 años , por lo que aumenta el riesgo de tener un hijo con SD.

No obstante, aunque la alteración cromosómica del SD es común en todas las personas portadoras , existe una importante variabilidad individual, en cuanto al desarrollo físico como al cognitivo y conductual. Esta variabilidad interindividual depende tanto de aspectos genéticos como ambientales o educativos.